Webs Personales Globered
Consigue tu propia página web

Trucos y consejos sobre economia doméstica

0 0 0

¿Se puede pedir una rebaja en el alquiler que pagamos por una vivienda?

Algunas ideas para tratar de conseguir rebajas en el alquiler. Merece la pena intentarlo

Por: Webmaster | Publicado: 04/06/2010 11:35 | |
Tras el estallido de la burbuja inmobiliaria en España allá para el 2008, el precio de los alquileres parece que ha ido experimentando un ligero descenso arrastrado por la caída del precio de la vivienda de compra en los años inmediatamente siguientes.

Si nuestro alquiler es anterior quizá podamos intentar conseguir una rebaja en el mismo aprovechando un mercado a la baja. No siempre va a ser posible, evidentemente, pues depende de un montón de factores pero merece la pena probar.

En primer lugar y antes de pedir cualquier rebaja, hemos de estudiar como están los precios en la zona. Hemos de ver la evolución de los alquileres en los alrededores de la vivienda en los últimos meses. Si se han mantenido estables o incluso han subido, tendremos pocos argumentos para negociar un descuento. Si por el contrario han bajado es posible que incluso encontremos algunos más baratos que el nuestro y podamos hacer más fuerza en la negociación con el propietario.

No solo influyen los precios de los alquileres. La demanda es también un factor importante. Si las viviendas de la zona tardan muy poco en alquilarse al propietario o casero posiblemente no le preocupe demasiado que un inquilino se vaya. Si por el contrario vemos que los carteles de “Se alquila” permanecen colgados mucho tiempo podemos estar relativamente seguros de que al casero no le interesará perder un inquilino pues puede tardar bastante en encontrar otro. 

El casero no tiene obligación de revisarte el precio a la baja más allá de lo marcado por el contrato, así que no siempre conseguiremos nuestros propósitos. Es decir, hay que tener en cuenta que una vez con estos datos en la mano, si empezamos la negociación con el casero y éste decide no rebajar el precio del alquiler hemos de estar dispuestos a abandonar la vivienda. Si por cualquier motivo no podemos, o no deseamos, cambiar de vivienda puede que nos cueste más conseguir la rebaja. Dicho de otro modo, antes de iniciar la negociación conviene haber encontrado una vivienda alternativa por si no sale bien.

Conseguir una rebaja en el alquiler es una negociación. Y como toda negociación tiene sus técnicas. Por un lado debemos ser firmes pero siempre educados. Por otro lado hay que saber quien es nuestro interlocutor. Negociar con una inmobiliaria no va a ser lo mismo que hacerlo con un propietario particular. De igual modo que no es lo mismo negociar con alguien que únicamente tiene una vivienda en alquiler que con otra persona que dispone de varias decenas. El enfoque ha de ser distinto en cada caso.

Cuanto mejor sea el inquilino más cosas podrá conseguir del casero. Un inquilino que no da problemas y paga puntualmente tiene más posibilidades de conseguir rebajas que alguien a quien el casero ha de perseguir para que pague el alquiler.

Las rebajas en el alquiler no únicamente se pueden lograr directamente en la cuota. Podemos conseguir rebajas indirectas logrando que el casero se ocupe del recibo de la luz, del agua, etc. Tengámoslo en cuenta.
Comenta