Webs Personales Globered
Consigue tu propia página web

Trucos y consejos sobre economia doméstica

0 0 0

Vender para minimizar las pérdidas cuando las cosas salen mal en la bolsa

Tardar demasiado en decidir vender cuando la inversión en bolsa no sale bien puede costarnos caro

Por: Webmaster | Publicado: 01/06/2010 13:54 | |
Cuando se invierte bolsa, o se juega en bolsa si preferimos la expresión, una de las decisiones más complicadas es saber elegir el momento adecuado para vender consiguiendo las máximas ganancias posibles. Y se vuelve especialmente complicado cuando la inversión no ha salido como esperábamos.

La idea básica en teoría es simple: vender maximizando ganancias o minimizando pérdidas. Llevarla a la práctica ya no lo es tanto. No hay un método universal ni infalible.

Para evitar “engancharnos los dedos” podemos optar por una estrategia prudente: vender en cuanto las acciones se hayan revalorizado entre un 5 y un 10% desde el momento de la compra. Evidentemente es un método que limitará los beneficios pues la revalorización no es muy grande, pero también limitará las situaciones en las que esperemos tanto que el valor acabe por caer.

Pero, ¿qué hacer si las cosas salen mal y entramos en perdidas? La estrategia depende bastante de cada caso, de cada perfil de inversor. Por ejemplo, si el inversor está necesitado de liquidez puede que deba vender asumiendo pérdidas. A veces sencillamente no queda más remedio.

Si por el contrario el inversor no necesita el capital a corto plazo quizá pueda permitirse el lujo de esperar hasta que las acciones recuperen su valor de compra. En muchas ocasiones se comprueba como valores que han podido experimentar caídas de hasta un 15% de su precio de compra acaban remontando en un plazo de uno o dos años. 

Rápidas caídas fruto de grandes correcciones en la bolsa en ocasiones van seguidas de rebotes. Si vendemos demasiado rápido es posible que no podamos aprovechar el rebote y las pérdidas serán mayores de las que podrían haber sido.

Recurrir a las órdenes “stop loss” puede ser de gran utilidad para limitar pérdidas. Una orden de “stop loss” es una orden de venta, o de compra, que se ejecuta en cuanto los valores alcanzan un determinado precio. De este modo podemos establecer la venta de unos valores en el caso de que caigan, por ejemplo, un 5% por debajo de su valor de compra.

La información es vital en estos casos para saber cuando parece aproximarse un cambio de tendencia alcista o bajista. Hay que estar atento a los análisis.

Comenta