Webs Personales Globered
Consigue tu propia página web

Trucos y consejos sobre economia doméstica

0 0 0

Invertir en bolsa con tendencia bajista

Cómo invertir y operar en bolsa en el marco de un mercado bajista.

Por: Webmaster | Publicado: 18/02/2009 18:14 | |

En momentos de crisis en los que la bolsa parece firmemente asentada en una tendencia a la baja parece arriesgado invertir, y realmente lo es. Pero también es cierto que incluso en estos momentos podemos encontrar buenas oportunidades.

Las cotizaciones nunca suben o bajan linealmente, lo hacen como sucesión de altibajos. Son estos altibajos, estos máximos y mínimos relativos, quienes nos marcarán la tendencia del mercado. Si los mínimos relativos son cada vez más altos, la tendencia es alcista. Si los máximos relativos son cada vez más bajos, la tendencia es bajista. O dicho de otra forma, un mercado con tendencia bajista vendrá marcado por una sucesión de máximos y mínimos cada vez más bajos. 

Las estrategias para invertir en estas circunstancias son variadas aunque en general podríamos hablar de sistemas para reducir el riesgo. De entrada, mantenernos a la expectativa nos dará una cierta ventaja ya que podremos observar la evolución del mercado desde fuera esperando el mejor momento para entrar. Lo complicado es detectar ese momento oportuno.  Si somos noveles en estas lides nos conviene diversificar y entrar en el mercado con participaciones reducidas, posiciones pequeñas, de modo que una caída brusca e inesperada en alguna de ellas no nos deje descapitalizados y fuera de juego.

Por un lado podemos optar por los llamados valores refugio, es decir aquellos valores que sobrellevan mejor las épocas de crisis o recesión. Básicamente estaríamos hablando de aquellas compañías dedicadas a la venta de bienes de primera necesidad: alimentos, eléctricas, agua, etc. Lo que se denomina inversiones defensivas. Otra opción cauta es invertir únicamente en aquellas compañías de solvencia contrastada que generan dividendos.

Asumiendo un riesgo más o menos elevado podemos especular con las bruscas fluctuaciones que en estas épocas experimentan muchas empresas. Rumores, informes, cambios en la junta de accionistas, etc., las causas de estas fluctuaciones son de lo más variado. Recordemos que aunque la tendencia general sea a la baja, no quiere decir necesariamente que la totalidad de los valores bajen. Hemos de estar atentos a cualquier indicio de repunte por parte algún valor concreto, comprar entonces y vender antes de que acabe el periodo de alza, para así no quedarnos enganchados en el momento en que dichos valores vuelvan a caer. Se trata de una estrategia muy arriesgada para cualquier inversor sin experiencia.

Si una inversión a corto plazo produce pérdidas deberemos liquidarla, si pasamos a considerarla como inversión a largo plazo a la espera de su recuperación lo más probable es que acabe generando aun más pérdidas. También podríamos afirmar que no es buena idea dejarse llevar por el pánico y liquidar en poco tiempo una inversión a largo plazo. En cualquier caso deberíamos marcarnos un umbral de pérdidas tolerables, y vender en el momento en que se supere ese nivel.

Si consideramos que el ciclo bajista está ya muy avanzado quizá podamos empezar a pensar en vender nuestras inversiones defensivas para comprar compañías que hayan sido bastante castigadas y por tanto resulten baratas. Estas inversiones tendrán un mayor potencial en momentos alcistas que los valores defensivos en los que nos habíamos refugiado para capear el temporal.
Lo cierto es que un mercado bajista marca un momento problemático para invertir, un momento en el que cualquier error puede pagarse caro. Pero también es el momento de crear una buena cartera de valores comprando a buen precio a la espera de tiempos mejores. Es importante mantener en todo momento un cierto nivel de liquidez para aprovechar cualquier oportunidad que nos podamos encontrar.

La bolsa no es un juego, todo lo contrario, se trata de uno de los mercados más inhóspitos que existen. Se impone la cautela, sobre todo en épocas de crisis. Recordemos lo más importante: ante la volatilidad, limitar el riesgo.

Comenta