Webs Personales Globered
Consigue tu propia página web

Trucos y consejos sobre economia doméstica

0 0 0

La bolsa para novatos

Consejos básicos para invertir en bolsa.

Por: Webmaster | Publicado: 11/02/2009 11:23 | | | #Cont:1

La bolsa de valores es una de las opciones tradicionalmente interesantes para llevar a cabo una inversión. En la bolsa se han obtenido grandes beneficios, pero también se han sufrido grandes pérdidas. Se trata de una inversión de riesgo, sobre todo en aquellos momentos de crisis en que parece oscilar sin control escapando a toda previsión. Y sobre todo para los inversores principiantes.

A pesar de todo, la promesa de ganancias resulta tentadora para cualquiera por lo que la bolsa ha acabado por dejar de ser el terreno exclusivo para los grandes inversores que fue antaño. Hoy en día cualquier pequeño inversor puede aventurarse  e invertir en la bolsa de valores siempre que siga unas mínimas normas y precauciones. Y siempre que tengamos claro que, como en cualquier inversión de riesgo, en la bolsa nunca tendremos una garantía absoluta de éxito.

Quizá la primera norma para un inversor novel sea la siguiente: jamás invertir aquel dinero que podamos necesitar a corto plazo, o del que no podamos prescindir en caso de tener pérdidas. Las inversiones en bolsa son de riesgo pues es complicado predecir hacia donde va a evolucionar el mercado, y para el pequeño inversor privado aun es más complicado. La bolsa seguramente no será la inversión más adecuada para una familia con importantes cargas al estilo hipotecas o créditos personales.

Invertir en bolsa como si fuera una lotería es un error. Si compramos acciones de una empresa un poco al tuntún, confiando en que más tarde o más temprano suban, lo más probable  es que acabemos llevándonos un susto. Antes de comprar acciones debemos informarnos bien sobre la compañía en cuestión. Algunos datos básicos que deberíamos conocer antes de invertir nuestro dinero en una empresa podrían ser más o menos los siguientes: a qué se dedica la compañía, qué volumen factura, qué beneficios genera, qué competidores tiene, cómo se ve afectada por la situación nacional e internacional, etc. La idea es contrastar la solvencia de la empresa antes de invertir.

Que las acciones suban suele ser una señal de la buena salud de una empresa, y por tanto nos puede indicar que no sería mala idea invertir en ella. Pero incluso en este caso debemos ser cautos. Si las acciones llevan mucho tiempo subiendo con fuerza quizá se encuentren próximas a un máximo. Las importantes subidas en ocasiones van acompañadas de no menos importantes caídas.

La mayor rentabilidad en la bolsa se produce a largo plazo, en varios años. Si deseamos recuperar el dinero en cuestión de un par de meses, la bolsa posiblemente no sea  nuestra mejor opción.

Y a pesar de todo, por prudentes que seamos, nunca tendremos la plena certeza de obtener ganancias. El mercado de valores, la bolsa, es sumamente volátil y las acciones suelen padecer altibajos en sus cotizaciones. Tengamos en cuenta que la buena o mala marcha de la empresa en cuestión no va a ser el único factor que influya en la cotización de sus acciones. El estado de la economía mundial y sus perspectivas de futuro serán también fundamentales. La empresa puede ir bien, pero si la evolución economía del país indica que en un futuro sus ganancias pueden verse mermadas, es más que posible que sus acciones experimenten una caída. Tomemos por ejemplo el desplome en la cotización de algunas constructoras tras el estallido de la burbuja inmobiliaria en España durante el 2008. La cotización en bolsa de una empresa también puede verse afectada por desastres naturales, guerras, accidentes, etc. Y en general por cualquier acontecimiento ocurrido en cualquier parte del mundo que pueda repercutir en sus perspectivas de futuro.

Una de las formas más corrientes de entrar en bolsa para los inversores noveles es acudir a un banco o una caja de ahorros y realizar la inversión a través de ellos, mediante alguna de sus cuentas o productos financieros. También es posible crear una cuenta de valores e indicar al banco las acciones concretas que deseamos comprar. El banco generalmente suele asesorarnos hasta cierto punto. También podemos operar en bolsa mas o menos por nuestra cuenta, através de alguna agencia especializada, o incluso contactando directamente con un broker. Las nuevas tecnologías nos facilitan el proceso permitiéndonos llevarlo a cabo online.

Tras invertir en bolsa nunca deberemos desentendernos del tema. Conviene mantenernos atentos y realizar un seguimiento de nuestra inversión. De este modo estaremos en condiciones de actuar ante los primeros indicios de que algo puede empezar a ir mal con nuestras acciones.

Comentarios
Jaime Mayor
Jaime Mayor
Ahora se ha puesto de moda el tema de la bolsa con gente joven como Josef Ajram que han creado en la gente corriente el pensamiento utópico de que cualquier puede hacerse millonario sin tener ni idea de bolsa y sin tener ni un duro y sobre todo... sin haber usado ni siquiera nunca un programa de facturación. Tened cuidado, que no todo es tan fácil como lo pintan, cuando se trata de economía hay que ir muy bien preparado.
Comenta