Webs Personales Globered
Consigue tu propia página web

Trucos y consejos sobre economia doméstica

0 0 0

Comprar un coche

Algunos consejos a la hora de comprar un coche.

Por: Webmaster | Publicado: 27/10/2008 16:39 | |

Cuando nos planteamos comprar un coche es realmente fácil dejarse llevar por los impulsos y acabar comprando algo que realmente no se ajuste a nuestras necesidades, y que habitualmente nos acaba costando demasiado caro de mantener. Por ello planteamos una sencilla guía que nos puede servir de orientación.


En primer lugar, y aunque pueda sorprendernos, la primera pregunta que debemos hacernos no es qué coche queremos. La primera pregunta debería ser si realmente necesitamos el coche o no. Si nuestro lugar de trabajo está próximo, o existe una buena combinación de transporte público, recurrir al vehículo privado suele ser la opción más cara con diferencia. Si tras meditar detenidamente sobre el uso que vamos a dar a nuestro coche descubrimos que solo lo vamos a usar un par de fines de semana al mes, quizá lo mejor entonces es no comprarlo; el transporte público, o en su defecto el alquiler de un coche para los días concretos en que sea necesario, será la opción más económica. Una buena técnica es sumar lo que costará el coche, el seguro, el mantenimiento, y la gasolina, a lo largo de un año y pensar en todo lo que podríamos hacer con ese dinero de disponer de él. ¿Seguimos convencidos de que necesitamos el coche? Bien, en ese caso continuemos adelante.


Una vez tomada la decisión de comprar un coche, llega el momento de elegir el vehículo concreto. En primer lugar hay que decidir si será de segunda mano o nuevo. Aquí cada uno tiene sus preferencias y prejuicios, aunque en el fondo es cuestión de presupuesto. No pocos argumentan que comprar un coche de segunda mano es una locura pues los precios suelen estar algo inflados, es posible que aparezcan averías en poco tiempo, y la seguridad de un coche viejo en general no es la misma que en un modelo nuevo. No falta algo de razón en estos argumentos, aunque si tenemos la suerte de que el coche ha estado bien cuidado podemos tener un muy buen resultado por relativamente poco dinero. Pero el mercado de coches nuevos tampoco es la panacea, por lo menos en lo que a economía hace referencia. Nada más sacar el coche nuevo del concesionario ya estamos perdiendo entre 2000 y 3000 euros, es lo que el coche se devalúa con solo pisar la calle. En su primer año de vida la devaluación es brutal. Por ello la opción más interesante para muchos es recurrir a coches de Km 0, de stock, o seminuevos. Se trata de vehículos prácticamente nuevos, o con pocos kilómetros, a precios mucho más ajustados. Si no le damos demasiada importancia al hecho de estrenar el coche, y nuestro presupuesto es limitado, quizá sea la mejor opción para nosotros.

 
En este sentido hemos de considerar un factor accesorio: ¿disponemos de garaje para el coche en casa y en el trabajo? Si vamos a dejar el coche aparcado permanentemente en la calle habremos de acostumbrarnos a las sorpresas desagradables y los desperfectos. Es mejor no gastar demasiado dinero en un coche que vaya a dormir al raso cada día.


En Europa son relativamente comunes los coches diesel. De hecho casi hemos de decir que se han puesto de moda en los últimos años. A pesar de todo, no siempre sale a cuenta comprar un diesel. Haciendo menos de 30000 km al año, lo mejor es recurrir a gasolina ya que hay que tener en cuenta que las reparaciones de los motores diesel son bastante más caras, y el gasóleo ya no es tan barato como antaño.


El modelo en concreto dependerá de las necesidades y los gustos de cada uno. ¿Para qué vamos a usar el coche? ¿Para llevar a la familia? ¿Para recorridos urbanos fundamentalmente? ¿Pensamos hacer carretera principalmente? Debemos meditar seriamente para qué necesitamos el coche pues es muy distinto necesitar que querer. Si, por ejemplo, en un impulso compramos un SUV por su atractivo pero lo usamos fundamentalmente para callejear en ciudad, acabaremos pagando verdaderas fortunas en combustible. Debemos ser flexibles y ajustarnos al presupuesto que vayamos a destinar a la compra del coche.

Comenta