Webs Personales Globered
Consigue tu propia página web

Trucos y consejos sobre economia doméstica

0 0 0

Más trucos para ahorrar

Más consejos para ahorrar en nuestra economía díaria

Por: Webmaster | Publicado: 23/10/2008 13:51 | |

Ye hemos comentado en otro artículo que el punto fundamental para conseguir ahorrar es establecer una planificación en los gastos, y seguirla escrupulosamente. De nada sirve pasarnos una hora haciendo números si no dejamos llevar por los impulsos a la hora de comprar.


Cuando creas que debes, necesitas, o no puedes dejar escapar la oportunidad de comprar algo, controla el impulso inicial. De hecho sería buena idea dejar pasar un par de días antes de tomar cualquier decisión. Pasado ese tiempo, ya en frio, podremos decidir si realmente lo necesitamos o sencillamente es un capricho.


Podemos aprovechar esos días de espera para buscar las opiniones de aquellos que ya lo han comprado. Internet no será de gran utilidad en este caso. Y también lo será para ayudarnos a encontrar y comparar las diferentes ofertas. En general las tiendas online suelen ofrecer mejores precios que las tiendas físicas, las tradicionales a pie de calle. En cualquier caso debemos recordar una vez más que por muy buena que sea la oferta, por muy barato que compremos, será demasiado caro si realmente no necesitamos el producto. Recordemos el ejemplo clásico: ir al supermercado con hambre hará que probablemente compremos más de la cuenta, e incluso que compremos cosas que realmente no nos hacen falta.


Hay que controlar los pequeños gastos diarios, como por ejemplo cafés, diarios, tabaco, etc. Se trata de un goteo de pequeñas cantidades que casi no se notan en el día a día, pero que a fin de mes si las sumamos todas pueden alcanzar una cifra considerable, rondando unos cuantos cientos de euros con facilidad. Si queremos maximizar nuestra capacidad de ahorro deberemos empezar a sumar todos estos pequeños gastos y ver de cuales podemos prescindir. ¿Es necesario tomar tres cafés de cafetería al día, o podemos renunciar a alguno? ¿Necesitamos comprar el periódico todos los días? ¿No será un buen momento para fumar menos, o incluso dejarlo completamente?


Si el ahorro prima, quizá es el momento de empezar a pulir nuestras habilidades para el bricolaje. Existen multitud de pequeñas reparaciones, y no tan pequeñas, que podemos hacer nosotros mismos ahorrándonos así una buena cantidad de dinero. Ni siquiera es necesario comprar las herramientas específicas para cada cosa, pues es perfectamente factible alquilarlas.


El coche es muy cómodo, pero ¿es completamente imprescindible en el día a día? Si existen alternativas, cosa que no siempre ocurre, resulta más económico ir al trabajo en transporte público. Incluso podemos plantearnos la opción de compartir coche y gastos entre varios compañeros de trabajo. Tres o cuatro personas que trabajen en la misma zona se pueden organizar para que cada semana, por ejemplo, sea uno de ellos el encargado de llevar al resto al trabajo en su coche. El gasto de ir en coche se divide así por tres o por cuatro.


El ahorro no implica necesariamente renunciar a aquello que nos gusta, pero si implica aprender a moderarnos. Si antes salíamos a cenar fuera cada noche, quizá debamos empezar a hacerlo únicamente una o dos veces por semana. Nuestra meta debería ser conseguir ahorrar como mínimo un 10% de nuestros ingresos. Si conseguimos ahorrar más, tanto mejor. Si además se pretende ahorrar para comprar algún producto de cierto coste, por ejemplo un coche nuevo, el ahorro destinado al nuevo coche para ir bien debería hacerse ADEMAS de nuestro ahorro básico. Es decir, además de ese 10% mínimo.


En este sentido es buena idea apartar la cantidad destinada al ahorro justo al acabar de cobrar, incluso planificando traspasos o transferencias automáticas en el banco, de forma que ya no lleguemos a contar con ella, ni a caer en la tentación de disponer de ella a lo largo del mes.

Comenta