Webs Personales Globered
Consigue tu propia página web

Trucos y consejos sobre economia doméstica

0 0 0

Hipoteca multidivisa

¿Qué son las hipotecas multidivisa? ¿Qué ventajas ofrecen?

Por: Webmaster | Publicado: 22/10/2008 15:21 | |

En el revuelto mercado hipotecario actual podemos encontrar un producto interesante que, si bien no está de más considerar, es necesario estudiar detenidamente por su cierta complejidad y riesgo.


Una hipoteca multidivisa a grandes rasgos es una hipoteca que se lleva a cabo en otra moneda, es decir, se pide el crédito en la moneda de otro país. Así, en España, el capital que deberemos pedir es la cantidad en Euros necesaria aplicado el cambio actualizado respecto a la moneda elegida.


La principal ventaja de este tipo de hipotecas es que sus tipos de interés se obtienen a partir de los tipos aplicados en el país al cual pertenece la moneda elegida, así como a partir del tipo de cambio. Podemos entonces trabajar con tipos de interés inferiores al famoso Euribor.


El riesgo más importante de este tipo de hipotecas es que nuestra moneda, el euro, se debilite frente a la moneda en la que hemos solicitado la hipoteca. Si ocurre esto, el tipo de cambio desfavorable hará que nuestra deuda crezca. Y mucho. Evidentemente si se produce el caso contrario, la divisa en cuestión pierde valor frente a nuestra moneda, saldremos beneficiados.


Por todo ello las hipotecas multidivisa se hacen en divisas relativamente estables y con tipos de interés bajos. Algunas de las monedas utilizadas con frecuencia son el Yen japonés, el Franco suizo, la libra esterlina, el dólar americano, etc.


Es un tipo de hipoteca con un componente de riesgo que nos obliga a estudiarla bastante bien antes de embarcarnos en ella, necesitaremos un buen asesoramiento y mantener siempre nuestra atención sobre las fluctuaciones de las diferentes monedas a lo largo del tiempo. Las hipotecas multidivisa permiten cambiar la divisa de referencia en caso de que la evolución de ésta se torne desfavorable para nosotros. Pero generalmente estamos obligados a dejar pasar un periodo de tiempo mínimo entre cambios, usualmente unos tres meses, por lo que no es fácil reaccionar ante cambios bruscos.


Existe otro producto similar, la hipoteca en divisas, cuya principal diferencia es que la hipoteca se establece en una divisa determinada para toda la duración de la misma. En este tipo de hipotecas no será posible cambiar la divisa  hasta la cancelación del préstamo.

Comenta