Webs Personales Globered
Consigue tu propia página web

Trucos y consejos sobre economia doméstica

0 0 0

¿Qué es una hipoteca?

Una breve explicación de lo que es una hipoteca

Por: Webmaster | Publicado: 16/10/2008 12:05 | |

Recurriendo a una definición que podemos encontrar fácilmente por la red, una hipoteca es un derecho real como garantía de un crédito concedido sobre un bien habitualmente inmueble. Dicho bien inmueble permanecerá en poder del comprador o del propietario, aunque el acreedor podrá, en virtud del derecho contraído, pedir la venta pública del bien inmueble en caso de los plazos de la deuda no se satisfagan a tiempo. El acreedor recurrirá al importe de la venta para el pago de la deuda contraída.


O dicho de otra forma, una hipoteca o un préstamo hipotecario es un contrato por el cual el acreedor, que generalmente es una entidad bancaria aunque no tiene porque ser forzosamente así, presta determinada cantidad de dinero al deudor. La hipoteca avala este préstamo pues establece que un bien inmueble actúe a modo de garantía en caso de impago. Este bien inmueble habitualmente suele ser la propia vivienda que la persona trata de comprar con el préstamo hipotecario, aunque también puede hacer referencia a otras propiedades tanto del deudor, como de aquellos que puedan actuar como avalistas de éste. La figura de estos avalistas suele entrar en juego cuando el banco considera que la persona que solicita la hipoteca no dispone de los recursos suficientes como para afrontar el préstamo con holgura. En este caso pueden denegar la concesión del préstamo, o pueden requerir una garantía adicional; el aval de terceras personas que respondan con sus propios bienes

.
Si la devolución de la deuda no se produce en el periodo estipulado en las condiciones del contrato, el banco puede recurrir a procedimientos ejecutivos que lleven a la venta en una subasta pública de la vivienda con la que se ha garantizado la hipoteca. El dinero resultante de dicha venta se utilizará fundamentalmente para el pago de la deuda contraída. Si sobra algo, cosa que no siempre ocurre, quedará a disposición de la persona que ha contratado la hipoteca.


Dado que al formalizar una hipoteca el banco obtiene como garantía del préstamo la propia vivienda, el mencionado bien inmueble, los plazos suelen ser más largos que en otro tipo de créditos. Hoy en día no son infrecuentes hipotecas a treinta, cuarenta, o incluso más años. Pese a todo, y en contra de lo que pudiera parecer a simple vista, la propiedad legal del inmueble hipotecado es de la persona que ha solicitado la hipoteca.

Comenta