Webs Personales Globered
Consigue tu propia página web
 Red social de aficionados a las reformas, bricolaje casero y pequeñas reparaciones 
 Trucos de fontanería, carpintería, electricidad y albañilería 
 ¡Todo tipo de pequeñas reparaciones en el hogar! 

0 0 0

Cómo extraer un tornillo atascado

Extraer tornillos atascados u oxidados. Algunas ideas.

Por: Webmaster | Publicado: 29/01/2009 15:17 | |




El óxido, la suciedad, las capas de pintura aplicadas de forma descuidada, o el simple paso del tiempo pueden hacer que un tornillo quede atascado firmemente en su posición y no haya forma de moverlo. ¿Qué hacer entonces?

Podemos probar a usar un producto lubricante de los típicos que encontramos en ferreterías o centros de bricolaje. Generalmente se venden para su uso sobre metal, en este caso para su uso sobre tornillos enroscados en metal, pero también podemos probar a aplicarlo sobre tornillos fijados en madera. Aplicaremos el lubrificante y dejaremos actuar unas horas, unos días incluso si fuera necesario.

Seguidamente utilizaremos el destornillador adecuado para sacarlo. Puede que el tornillo se haya aflojado lo suficiente como para que salga con facilidad, pero lo más probable es que  necesitemos hacer algo de fuerza. Para evitar dañar en lo posible la cabeza del tornillo, al tiempo que tratamos de girarlo, aplicaremos presión hacia el fondo con el destornillador.

Si aun así acabamos dañando la cabeza del tornillo hasta el punto de que ya no podemos ejercer fuerza con el destornillador aun tenemos varias opciones.

La primera consiste en recurrir a una multiherramienta al estilo Dremel y cortar la cabeza del tornillo con una de sus sierras para metales. Si lo que queremos es separar dos piezas con eso puede bastar. En caso contrario dejaremos en su sitio la parte enterrada tras quitar la cabeza del tornillo, y trataremos de disimular su presencia lo mejor posible con masilla, pasta de madera, o algún producto similar.

Si el tornillo está en madera podemos utilizar un formón, o incluso un destornillador plano, para quitar pequeñas porciones alrededor del tornillo de forma que podamos aferrarlo y extraerlo con unas tenazas. Dañaremos la madera y deberemos tapar el hueco con pasta de madera, pero extraeremos el tornillo. Si después hemos de colocar un nuevo tornillo es mejor situarlo en otro punto, pues el antiguo hueco está debilitado y agrandado.

Comenta