Webs Personales Globered
Consigue tu propia página web
 Red social de aficionados a las reformas, bricolaje casero y pequeñas reparaciones 
 Trucos de fontanería, carpintería, electricidad y albañilería 
 ¡Todo tipo de pequeñas reparaciones en el hogar! 

0 0 0

El cuidado de las alfombras

Cuidado diario de las alfombras: alarga su vida y mejora su aspecto.

Por: Webmaster | Publicado: 28/01/2009 14:26 | |




Las manchas pueden degradar y afear las alfombras pero las auténticas causas de su deterioro las hemos de buscar en el uso diario que le damos: el peso de los muebles que pongamos encima, las mascotas que tengamos sueltas por casa, y el hecho de que incida directamente sobre ellas la luz solar, entre otras cosas. Es más, los daños más importantes en una alfombra acabarán siendo causados sencillamente por el desgaste producido al caminar sobre ella cada día.

Una alfombra está formada por todo un conjunto de fibras formando mechones. Mechones que poco a poco se van deformando a causa del uso. Al irse deformando cada vez más suciedad queda atrapada en ellos, y cuanta más suciedad quede atrapada más rápido será el desgaste causado por las pisadas. Resulta evidente que la mejor forma de prevenir este efecto es mediante la limpieza periódica de la alfombra.  Algunos fabricantes de alfombras recomiendan cepillar la alfombra en lugar de usar aspiradora. El motivo de ello es que no todas las aspiradoras van a servirnos para limpiar alfombras. Si la aspiradora no dispone de un cepillo de cerdas suaves probablemente causemos más mal que bien al pasarla sobre una alfombra.

La luz solar directa afectará también de forma negativa a las fibras haciendo que pierdan color. Un efecto que notaremos más en aquellas zonas con un tono rojizo. Para conservar el color de una alfombra deberemos mantener las cortinas o los visillos de la sala cerrados durante el día, o por lo menos durante las horas en las que los rayos solares entren directamente por la ventana.

Si colocamos muebles de forma permanente encima de una alfombra el peso de dichos muebles acabará aplastando y dañando las fibras situadas bajo las patas. Con el tiempo estas marcas se harán permanentes. Si no podemos evitar la colocación de un mueble sobre la alfombra, por ejemplo sillones o mesas, una solución consiste en ir girando la alfombra periódicamente. De este modo las patas de cada mueble no estarán siempre sobre el mismo pedazo de alfombra.

Comenta