Webs Personales Globered
Consigue tu propia página web
 Red social de aficionados a las reformas, bricolaje casero y pequeñas reparaciones 
 Trucos de fontanería, carpintería, electricidad y albañilería 
 ¡Todo tipo de pequeñas reparaciones en el hogar! 

0 0 0

Cambiar una baldosa o un azulejo

Baldosas y azulejos sueltos o rotos. Pasos para cambiarlos.

Por: Webmaster | Publicado: 23/01/2009 11:58 | | | #Cont:1




Con el paso del tiempo no es infrecuente ver como baldosas y azulejos van aflojándose con el consiguiente riesgo de que se caigan. También es posible que alguna llegue a romperse por alguna razón. Tanto en un caso como en otro deberemos quitar la baldosa o el azulejo afectado para volverlo a colocar, o colocar uno nuevo si es preciso.

Quitar una baldosa suelta es fácil haciendo palanca desde dos lados con un par de destornilladores, o incluso un par de cuchillos. SI conseguimos sacar la baldosa entera sin dañarla la podremos reaprovechar. Para ello la colocaremos en agua unas horas con el fin de ir ablandando el mortero que pudiera tener adherido. Pasado ese tiempo podremos quitar el mortero con una paleta. Es importante eliminar bien cualquier resto de mortero viejo que la baldosa lleve adherido.

También deberemos limpiar los restos de mortero que pudieran quedar en el hueco que ha dejado la baldosa. Los restos sueltos son fáciles de quitar a mano, pero el mortero adherido requerirá el uso de un martillo y un cortafrío o un buril. Tras limpiar el polvo y los fragmentos deberemos tener un hueco de fondo más o menos liso, y con la profundidad suficiente como para alojar la baldosa más el mortero.

El mortero que empleemos debería ser fluido, pero no líquido. Para trabajos menores como este se vende ya preparado en pequeñas bolsitas a las que únicamente debemos añadir agua. Aplicaremos el mortero con una paleta asegurándonos de distribuirlo por todo el hueco, sin olvidarnos de los bordes. Seguidamente colocaremos la baldosa sobre él prestando especial atención a las hiladas de baldosas que la rodean. Deberemos alinearla bien con las baldosas de alrededor.

Fijaremos la baldosa golpeando suavemente en el centro y los extremos hasta que quede al mismo nivel que las que tiene a su alrededor. Podemos utilizar un listón para verificarlo. Para golpear podemos usar el mango de madera de la paleta o un pequeño mazo de goma, pero nunca un martillo metálico pues posiblemente dañaríamos el acabado de la baldosa. Las juntas las taparemos con cemento en polvo.

Si en lugar de una baldosa hemos de cambiar un azulejo, los pasos a seguir son muy similares. Tras sacar el azulejo lo pondremos también en remojo para eliminar los restos de cemento. Mientras tanto aprovecharemos para limpiar el hueco que ha dejado eliminando el cemento antiguo.

Colocaremos el azulejo mediante el uso de cemento cola. En este caso no es necesario cubrir la totalidad del azulejo con cemento. Bastará con colocar cinco puntos de cemento cola sobre la parte de atrás del azulejo, uno en cada esquina y otro en el centro.

Seguidamente fijaremos el azulejo en su hueco vigilando la correcta alineación con los que tiene a su alrededor. Lo mantendremos apretado con la mano unos segundos hasta que el cemento cola haya empezado a fraguar y sea capaz de sostenerlo por sí mismo.

Dejaremos secar un día y aplicaremos el producto tapajuntas que se haya empleado en el resto de la pared. En ocasiones estos tapajuntas están teñidos por lo que es posible que no se pueda encontrar el tono exacto y debamos aplicarlo a toda la pared.

Comentarios
alicatadosmanlepe
alicatadosmanlepe
Si te interesan los azulejos y todo lo que rodea a su colocación, visita el mejor Blog sobre alicatado del mundo:
AZULEJOS, ALICATADOS Y ALICATADORES.

Comenta