Webs Personales Globered
Consigue tu propia página web
 Red social de aficionados a las reformas, bricolaje casero y pequeñas reparaciones 
 Trucos de fontanería, carpintería, electricidad y albañilería 
 ¡Todo tipo de pequeñas reparaciones en el hogar! 

0 0 0

Cómo alicatar

Cómo colocar baldosas y azulejos en una pared.

Por: Webmaster | Publicado: 12/01/2009 16:02 | | | #Cont:1




Al empezar a alicatar una pared debemos tener en cuenta que no es buena idea empezar por una esquina. Los rincones y esquinas en las paredes es raro que formen un ángulo perfectamente recto. A simple vista es posible que no podamos apreciarlo, pero si tomáramos la esquina como referencia vertical es más que probable que acabemos con hiladas de azulejos algo torcidas.


Empezaremos trazando una línea vertical de referencia en el centro de la pared, para ello recurriremos al uso de una plomada o incluso a un nivel. También puede ser de utilidad marcar una línea horizontal de referencia con un listón de madera, aunque en ocasiones esto no se hace y se toma como referencia horizontal un zócalo, o incluso el propio suelo.

Una vez marcadas las referencias empezaremos colocando las hiladas por la parte central de la pared de forma que si hemos de cortar algún azulejo para ajustar tamaños, el corte quede en las esquinas donde será menos visible. Hay que tener en cuenta que al cortar azulejos vamos a desperdiciar necesariamente unos cuantos, incluso muy posible que se nos rompa alguno en el proceso, así que no es mala política comprar azulejos y baldosas de sobra. Por ejemplo entre un 10 o un 20% más en función de las esquinas y recovecos que tengamos que alicatar, y en función también de lo frágiles que sean las baldosas.

Preparado el mortero, el cemento cola, o el adhesivo que vayamos a emplear, lo extenderemos mediante una paleta una capa de alrededor de medio centímetro de grosor sobre una superficie de unos 50x50cm de lado. El mortero o adhesivo permite trabajar con él durante un periodo que oscila entre media hora y una hora tras su preparación en función de la humedad ambiente y la temperatura, es decir, conviene que no preparemos grandes cantidades. Deberemos calcular a ojo que superficie podemos alicatar en ese periodo.

Tras colocar el mortero con la paleta lo alisaremos con una espátula dentada dando pasadas horizontales. Es el momento de colocar la primera hilada de azulejos. Colocaremos el primer azulejo teniendo en cuenta la referencia vertical trazada y apoyándose en el listón horizontal o en el suelo. Seguiremos colocando azulejos hasta completar la primera hilada horizontal, para seguir a continuación con la primera hilada vertical. Para separar los azulejos se disponen de pequeñas piezas de plástico con forma de cruz que situaremos en las esquinas. El grosor de estas piezas es variable en función de nuestras necesidades. Estas piezas deberán irse retirando con cuidado conforme empieza a fraguar y a endurecerse el mortero, alrededor de media hora o tres cuartos tras colocar las baldosas. Si esperamos más es posible que tengamos dificultades para quitarlos.

Conforme coloquemos azulejos hemos de irnos asegurando de que quedan perfectamente planos y todos al mismo nivel. Para ello emplearemos un listón de madera o una regla de aluminio. Si alguno sobresale por encima de los demás lo pondremos a nivel golpeando suavemente con un mazo de goma.

Mediante este proceso iremos colocando todos los azulejos que no necesiten ser cortados. Cuando acabemos con ellos pasaremos a cortar los azulejos que deberán completar las esquinas y otros recovecos. Si la pieza resultante es muy estrecha resulta más cómodo colocar el mortero, o el adhesivo, sobre el propio azulejo y no sobre la pared. Deberemos utilizar también la espátula dentada para igualar la cantidad de mortero aplicada en el fragmento de azulejo.

Al ir retirando las crucetas de plástico conviene también ir limpiando los azulejos con una esponja o paño húmedos para eliminar cualquier rastro de mortero antes de que se seque.

Tras colocar los azulejos deberemos dejar fraguar unas horas, alrededor de un día.

Para finalizar aplicaremos un tapajuntas mediante una llana de goma, o mediante una esponja. Los tapajuntas habitualmente son blancos, pero también se encuentran teñidos en función del color de los azulejos. Hemos de tener cuidado con algunos azulejos especialmente porosos pues el tapajuntas podría dejar rastro. Cuando el producto empiece a secarse eliminaremos el exceso mediante un trapo o una esponja.

En las uniones del alicatado con platos de ducha, bañeras, fregaderos, o en general en lugares de gran humedad conviene utilizar tapajuntas fungicidas a base de silicona.

Comentarios
alicatadosmanlepe
alicatadosmanlepe
Si te interesan los azulejos y todo lo que rodea a su colocación, visita el mejor Blog sobre alicatado del mundo:
AZULEJOS, ALICATADOS Y ALICATADORES.

Comenta