Webs Personales Globered
Consigue tu propia página web
 Red social de aficionados a las reformas, bricolaje casero y pequeñas reparaciones 
 Trucos de fontanería, carpintería, electricidad y albañilería 
 ¡Todo tipo de pequeñas reparaciones en el hogar! 

0 0 0

Pintar un techo sin manchar la habitación

Trucos y consejos para no manchar demasiado al pintar un techo

Por: Webmaster | Publicado: 08/01/2009 14:36 | |




Pintar un techo es una de esas tareas que casi siempre tratamos de posponer hasta el último momento. En primer lugar porque no es nada cómodo pintar un techo subido en lo alto de la escalera, y en segundo lugar porque a poco que no nos andemos con cuidado podemos dejar la sala llena de manchas de pintura.


Cuanto más manchemos, más tardaremos después en limpiarlo todo. Así que no es mala idea dedicar algo de tiempo a evitar las manchas y salpicaduras. En primer lugar conviene sacar de la habitación todo objeto o mueble que podamos desplazar. Después deberemos cubrir tanto el suelo como el mobiliario que no podamos mover con papeles en varias capas, cartones, o plásticos protectores. Cubrir con una tela, por ejemplo una sábana vieja, puede ser muy cómodo y rápido pero no suele ser muy buena idea. La mayoría de telas son tan porosas que cualquier gota de pintura pasará a través de ellas con rapidez. Posiblemente sólo nos daremos cuenta de que la pintura ha atravesado la tela al retirarla unas horas después de pintar, y para entonces las manchas posiblemente estarán ya secas siendo casi imposibles de eliminar por completo.


Al pintar un techo además del suelo podemos manchar y salpicar las paredes al mover el rodillo. Sobre todo justo después de mojarlo en la cubeta de pintura. Si las paredes están recubiertas con una pintura lavable quizá podamos eliminar la gota sin dejar rastros utilizando un paño húmedo si no esperamos a que se seque, pero no siempre es factible, sobre todo si los colores son muy distintos. Es decir que lo aconsejable es pintar toda la habitación de una vez empezando por el techo para pasar a continuación a las paredes.


Si por el contrario no tenemos intención de pintar las paredes deberemos andarnos con especial cuidado para evitar manchas. En este caso los bordes del techo deberemos pintarlos utilizando un pincel o una brocha ya que el uso de rodillo en esas zonas mancharía la pared contigua. Existen además pinturas densas, llamadas antigoteo, pensadas especialmente para evitar este tipo de salpicaduras en lugares poco convenientes.


Otros trucos que podemos emplear para reducir al máximo las manchas ya dependen de la herramienta que usemos para pintar. Si se trata de un rodillo lo escurriremos bien tras mojarlo en la pintura para así eliminar el exceso y no gotear al levantarlo. No debemos meter el rodillo directamente en la lata de pintura, lo mejor es verter una cierta cantidad en una cubeta provista de una rejilla sobre la que escurrir cómodamente el rodillo. También existen rodillos con un pequeño depósito interno para pintura que evitan tener que recurrir a la cubeta. Teóricamente no tendríamos grandes salpicaduras con ellos, pero tienen el inconveniente de que son más pesados e incómodos de manejar, sobre todo en techos muy altos o si tenemos que pintar subidos en una escalera. Si pintamos con una brocha o pincel podemos recurrir al sencillo truco de agujerear un plato de plástico, o un cartón, de modo que al introducir el mango del pincel por el agujero, el plato evite que las potenciales salpicaduras caigan al suelo.

Comenta