Webs Personales Globered
Consigue tu propia página web
 Red social de aficionados a las reformas, bricolaje casero y pequeñas reparaciones 
 Trucos de fontanería, carpintería, electricidad y albañilería 
 ¡Todo tipo de pequeñas reparaciones en el hogar! 

0 0 0

Elegir el pavimento adecuado

¿Cómo elegir el pavimento más adecuado para una habitación, cocina, o baño?

Por: Webmaster | Publicado: 07/01/2009 16:12 | |




Elegir el pavimento más adecuado para nuestro hogar puede ser una tarea laboriosa. No únicamente por la enorme variedad de colores, diseños, y materiales disponibles, sino también por las especiales características de cada uno de ellos. Características que harán que un tipo de pavimento sea adecuado para una sala, pero no para otra.

Acertar con el material es primordial, tanto que deberíamos considerar la estética como un factor secundario supeditado a éste. Deberemos decantarnos por el material que mejor se ajuste al uso que se va a dar a la sala. Por ejemplo, en cocinas y baños necesitaremos materiales resistentes a la humedad. En escaleras y zonas de paso muy transitadas debemos decantarnos por materiales resistentes al desgaste. En zonas en las que tengamos muebles o equipos pesados, o exista riesgo de que caigan objetos igualmente pesados al suelo, deberemos elegir un material de gran resistencia frente a la perforación.

Existe una norma que hace referencia a los revestimientos para suelos, la norma NF UPEC. Podemos guiarnos por la calificación UPEC de un pavimento adecuado a la hora de elegirlo. Cada letra de UPEC hace referencia a una característica concreta del material: U- resistencia al desgaste, P- resistencia a la perforación, E- resistencia a los efectos de la humedad, C- resistencia a agentes químicos como por ejemplo detergentes. Los códigos UPEC asignan a cada letra un valor numérico que varía de 0 a 4. Cuanto mayor sea el número, mayor será la resistencia. Así por ejemplo en un dormitorio podemos elegir perfectamente un pavimento con un valor de E1, pues generalmente la humedad no es muy alta, pero para un baño es mejor recurrir a un E3 o E4.

Una vez elegido el material podemos pasar a considerar el tema estético. La forma de la baldosa puede ser de lo más variado y dependerá de nuestros gustos. En general las más comunes son cuadradas o rectangulares, entre otras cosas por ser más fáciles de colocar y ajustar en caso de tener que cortar alguna. Pero también podemos encontrar baldosas hexagonales, triangulares, o incluso con formas más elaboradas como por ejemplo tréboles. El tamaño de la baldosa también puede ser de lo más variado. Tradicionalmente se solía indicar que en salas pequeñas el tamaño de cada baldosa debería ser igualmente pequeño, pero hoy en día ya no se sigue esta norma. De hecho las baldosas grandes dan una mayor sensación de amplitud que otras de menor tamaño. Incluso es factible mezclar tamaños y colores para obtener buenos resultados estéticos. Eso sí, hay que tener en cuenta que las baldosas de mayor tamaño suelen ser más complicadas de colocar: por un lado son más pesadas, por otro resultan más frágiles, y finalmente a la hora de rematar esquinas deberemos hacer más cortes que si se utilizaran baldosas de pequeño tamaño.

Al adquirir las baldosas conviene comprar más de la cuenta, entre un 10 ó 15% más de las necesarias. Hemos de tener en cuenta los posibles accidentes y roturas mientras las estamos colocando, y deberemos dejar también una reserva por si se rompe alguna en el futuro y ya se ha dejado de fabricar el modelo. Es corriente tratar de comprar una baldosa similar a la que ya teníamos para darnos cuenta de que el tono de color nunca es exactamente igual al de la partida original. Para conocer el número de baldosas necesario deberemos calcular la superficie total a embaldosar, y dividirla por la superficie de una baldosa. Si las baldosas no tienen forma rectangular podemos utilizar el dato del número de baldosas por metro cuadrado, multiplicando esta vez.

Comenta