Webs Personales Globered
Consigue tu propia página web
 Red social de aficionados a las reformas, bricolaje casero y pequeñas reparaciones 
 Trucos de fontanería, carpintería, electricidad y albañilería 
 ¡Todo tipo de pequeñas reparaciones en el hogar! 

0 0 0

Una cortina para cada ventana

Cortinas y tipos de ventana, algunos consejos para elegir la más adecuada.

Por: Webmaster | Publicado: 07/01/2009 12:51 | | | #Cont:2




Al plantearnos la colocación de una cortina debemos tener en cuenta en primer lugar dónde pensamos colocarla: el tipo de ventana o puerta que pretendemos cubrir, y el espacio de que disponemos para su sujeción. Lo principal siempre debe ser que la cortina no dificulte la apertura de la ventana.

Si la ventana es de tipo batiente clásico, o incluso oscilobatiente, podemos colgar la cortina del propio batiente de la ventana. Mediante este sistema podremos abrir perfectamente la ventana sin necesidad de tocar la cortina. No es un sistema apto para ventanas correderas. En este caso el sistema de fijación es sencillo una pequeña barra colocada en la parte alta del batiente sobre la que se colgará el visillo o la cortina. Esta barra se sujeta simplemente con un enganche en cada extremo. Si la ventana es de madera los enganches pueden atornillarse al batiente, pero si es de aluminio o de PVC lo mejor es fijarlos mediante un adhesivo pues no resulta fácil perforar bien estos materiales. Podemos colocar la barra en la parte superior del batiente de forma que la cortina cubra completamente la superficie acristalada, o podemos colocarla algo más abajo de forma que quede libre alrededor del cuarto superior del cristal en lo que se conoce como “estilo café”. El nombre de este estilo proviene del hecho que resultaba común este tipo de cortinas en los cafés y restaurantes de antaño.

Si la ventana es corredera deberemos anclar la barra que sujeta las cortinas del techo o de la pared. Este sistema también puede emplearse con ventanas de tipo batiente, pero en ese caso para poder abrir la ventana se deberán descorrer primero las cortinas.

Además de la barra de la cual cuelgan las cortinas mediante anillas o cintas de tela, podemos sujetarlas mediante un sistema de rieles. Los rieles cuentan con un mecanismo de poleas que permite abrir la cortina cómodamente con un tirador. De hecho si la cortina es grande y pesada, es más fácil deslizarla mediante el uso de rieles que colgada de anillas sobre una simple barra. Algo a tener en muy cuenta si deseamos cubrir un ventanal, o incluso una pared acristalada.

Si la distancia entre el marco de la ventana y el techo no es muy grande el uso de una barra para cortinas casi queda descartado ya que, al quedar colgadas de sus correspondientes anillas o cintas de tela, las cortinas propiamente dichas empezarán varios centímetros por debajo de la barra. Es decir, para cubrir completamente una ventana sin que se vea la parte superior del marco es necesario colocar dicha barra para cortinas unos 8 ó 10 centímetros por encima del mismo. La distancia variará un poco en función del tipo de barra y de cortina, pero en general si la distancia entre el marco y el techo es de unos 5 centímetros o menos, es mejor recurrir al uso de rieles. Los rieles sujetan las cortinas mediante unos pequeños ganchitos que quedan completamente ocultos, al igual que el propio riel, por la propia cortina. La cortina aparentemente partirá del mismo techo.

La longitud de la cortina también puede variar según nuestras preferencias. Generalmente en una ventana clásica basta con que la cortina baje unos centímetros, alrededor de 15 ó 20, por debajo del marco inferior, aunque también es posible recurrir a cortinas largas que lleguen hasta el suelo. En una puerta de cristal, ventanal, o vidriera las cortinas deberán llegar hasta el suelo. Una cortina larga es algo más cara por el simple hecho de necesitar más tela, pero en contrapartida permiten un mejor aislamiento de la sala o la habitación. Estéticamente permiten también interesantes efectos de color. Las cortinas cortas son más adecuadas para ventanas estrechas en las que una cortina hasta el suelo daría una impresión extraña.

Si nos interesara disimular un defecto en la pared bajo una ventana estrecha, podemos recurrir al uso de una cortina larga flanqueada por dos cortinas fijas, que no se pueden descorrer ya que están sobre la pared, pero que mejoran la estética del conjunto agrandando el tamaño percibido de la ventana.

Las ventanas situadas en techos abuhardillados, es decir, inclinados también pueden ser decoradas con cortinas. Lo habitual es recurrir al uso de cortinas enrollables, incluso motorizadas para mayor comodidad, pero si lo preferimos también es posible utilizar una cortina tradicional. Para ello será necesario utilizar dos barras en lugar de una como era habitual. En este caso la cortina no colgará libremente sino que estará sujeta tanto a la barra superior como a la inferior de modo que mantendrá la inclinación del techo. Hay que tener en cuenta en este caso que abrir y cerrar manualmente una cortina que debe deslizar sobre dos barras será algo más complicado pues siempre existirá una cierta tendencia a atascarse en la parte superior o inferior, dependiendo desde donde tiremos. En cualquier caso estéticamente el efecto conseguido puede ser muy bonito con este tipo de cortinas.

Comentarios
Pablo5613
Pablo5613
Las cortinas son un elemento muy importante aunque no lo parezca. Un amigo mío que se dedica a la fotografía siempre dice que esos detalles son los que pueden hacer una foto perfecta o echarla a perder.
TomasP
TomasP
Muy buen post, a la hora de comprar las cortinas de la casa todo el mundo se fija en la estética decorativa, y dejan de lado la importancia de tener en cuenta detalles de las ventanas como el sistema de apertura de estas o la distancia entre el marco y la ventana. Buena información.
Comenta