Webs Personales Globered
Consigue tu propia página web
 Red social de aficionados a las reformas, bricolaje casero y pequeñas reparaciones 
 Trucos de fontanería, carpintería, electricidad y albañilería 
 ¡Todo tipo de pequeñas reparaciones en el hogar! 

0 0 0

El gres

Características y usos del gres cerámico, esmaltado, o de las baldosas gresificadas.

Por: Webmaster | Publicado: 31/12/2008 10:53 | |




A la hora de pavimentar el suelo de una sala, o de recubrir las paredes de cualquier estancia, el gres es uno de los materiales más utilizados hoy en día pues sus especiales características lo convierten en un material duro y resistente, capaz de aguantar bien el uso diario durante años.


El gres cerámico es un material compuesto por diferentes elementos: arcillas, feldespato, cuarzo, y caolín. Para proporcionar el color deseado a la mezcla se añaden además diversos óxidos. En el proceso de elaboración del gres los diferentes componentes se pulverizan y se mezclan con agua hasta formar una pasta uniforme con un alto contenido de agua. Posteriormente dicha pasta se deja secar hasta que el contenido en agua se reduzca a alrededor del 5% momento en el cual se introduce en una prensa o un molde para dar la forma definitiva a la pieza, por ejemplo una baldosa rectangular. Tras un nuevo proceso de secado para reducir aún más el agua contenida, se procede a la cocción a alta temperatura; rondando los 1300 ºC. A esta temperatura se produce la vitrificación de la masa, cosa que acabará dando al gres sus especiales características.


Las cualidades que encontramos en un gres cerámico son su dureza, su brillo, y su falta de porosidad. Su gran dureza, que hace que pueda llegar a rayar un cristal, es lo que lo convierte en un material capaz de resistir perfectamente el desgaste diario al que se somete cualquier pavimento. Y al no ser poroso no deberemos preocuparnos por la posibilidad de que resulte dañado por el hielo como ocurren con la cerámica convencional (recordemos como algunas macetas de barro pueden llegar a partirse en una helada). La falta de porosidad también es una garantía frente a las manchas; podremos limpiar el gres con relativa facilidad. Encontramos pavimentos de gres cerámico tanto en interiores como en exteriores, suelen encontrarse en formato de baldosa cuadrada de diferentes tamaños y hasta unos 60 centímetros de lado. Aunque en los últimos años los fabricantes han empezado a ofrecer una mayor variedad de formas y tamaños, por ejemplo baldosas triangulares o hexagonales. También ofrecen esmaltados decorativos para aumentar la gama de colores posibles.


En el mercado también podemos encontrar también baldosas gresificadas, de composición similar a las de gres pero que han sido cocidas a menor temperatura, rondando los 1000ºC. A esta temperatura la vitrificación de la baldosa no es total, por lo que la dureza no tampoco es igual que en las baldosas de gres cerámico y el resultado presenta una cierta porosidad. Este tipo de baldosa gresificada si resulta vulnerable a la acción del hielo por lo que no conviene situarla en exteriores a menos sea esmaltada. Por otro lado el esmaltado permite obtener una gama de tonos y colores mucho más amplia por lo que es interesante como elemento decorativo.

Comenta