Webs Personales Globered
Consigue tu propia página web
 Red social de aficionados a las reformas, bricolaje casero y pequeñas reparaciones 
 Trucos de fontanería, carpintería, electricidad y albañilería 
 ¡Todo tipo de pequeñas reparaciones en el hogar! 

0 0 0

Sistemas de alarma en el hogar

Diferentes posibilidades a la hora de instalar una alarma antirrobo en casa.

Por: Webmaster | Publicado: 23/12/2008 14:52 | |




Un buen complemento para la seguridad en el hogar es la instalación de un sistema de alarma antirrobo. Pero una alarma ha de ser precisamente eso, un complemento a la seguridad aportada por unas buenas puertas y ventanas. Las funciones de este tipo de alarmas electrónicas para el hogar son básicamente dos: actuar como elemento disuasorio, y actuar como medio a través del cual poder pedir ayuda de forma rápida.

Un sistema de alarma a grandes rasgos está constituido por una serie de detectores y un equipo central.

Los detectores pueden ser de lo más variados aunque los más habituales son detectores de presencia de tipo volumétrico, y detectores de acceso perimétricos. Los detectores volumétricos se basan en el uso de infrarrojos para detectar el calor de un posible intruso que haya conseguido entrar. Los detectores perimétricos se ocupan de controlar el acceso por una serie de puntos determinados como por ejemplo puertas o ventanas. Entre los sensores perimétricos tenemos los de contacto o apertura encargados de detectar si por ejemplo se abre una puerta, los sensores de presión que situados bajo una alfombra son capaces de detectar si alguien la pisa, o los sensores de rotura de cristales.

El equipo central recoge toda la información que recibe de los diferentes detectores que tengamos repartidos por casa, la procesa, y actúa en consecuencia. Las más simples hacen sonar una alarma estridente en el momento que se detecta una presencia no autorizada, alarma sonora que puede ir acompañada de luces destellantes en el exterior. El efecto disuasorio se basa en que el caco desea actuar con discreción, algo completamente imposible si la alarma ha despertado a medio vecindario. Otras alarmas algo más sofisticadas permiten además realizar llamadas telefónicas a una serie de números que tengamos prefijados. De este modo podemos saber si alguien entra en nuestra casa cuando nos encontramos de viaje. Una notable mejora de este sistema son las alarmas conectadas con una central de alarmas. En caso de que se detecte una intrusión, además de activar la alarma sonora se procederá a dar aviso a una central de alarmas o vigilancia. Desde dicha central una persona verificará de inmediato que la alarma no haya saltado por accidente. Si no es así se enviará personal de seguridad privada al domicilio afectado, o directamente se dará aviso a la policía. Evidentemente para que estos sistemas funcionen es necesario que las alarmas tengan conectada una línea telefónica.

El equipo central dispone de una pequeña consola que permite activar o desactivar la alarma, ya sea totalmente ya sea por zonas, permite configurar el sistema de alarmas, e incluso permite lanzar de forma manual un aviso de emergencia. Generalmente también se dispone de un mando a distancia con el que conectar y desconectar la alarma de forma remota. Muy útil a la hora de irnos a dormir, ya que podemos activarla cómodamente desde la cama dejando libres la zona del dormitorio y, por ejemplo, un aseo cercano.

Los diferentes detectores y el equipo central pueden estar conectados mediante cable o vía radio. Los dos sistemas son bastante fiables hoy en día, y cada uno tiene sus ventajas e inconvenientes.
La conexión por cable hace que lo detectores no se vean afectados por las interferencias radioeléctricas, interferencias que pueden ser de origen accidental pero que también pueden ser deliberadas con objeto de alterar el funcionamiento de la alarma. El problema es que hay que cablear la casa y una vez instalado el detector no es trivial cambiarlo de sitio.

Los detectores que se comunican con el equipo central vía radio son más cómodos pues pueden colocarse y moverse según las necesidades de cada momento. Tienen también una ventaja estética pues no es necesario ocultar el cableado por la casa. Los detectores inalámbricos van alimentados por pilas que ofrecen una autonomía de varios años dependiendo del modelo. La comunicación con el equipo central se lleva a cabo mediante diferentes frecuencias para dificultar que las interferencias afecten el funcionamiento de la alarma.

El último elemento del sistema de alarma puede parecer superfluo, pero no lo es. Forma parte fundamental de la estrategia de disuasión. Estamos hablando de las pegatinas que indican que se ha instalado una alarma en la casa. Suelen ser de colores llamativos y se recomienda su colocación de forma bien visible en las inmediaciones de los puntos de acceso al hogar. Quizá no sean muy estéticas, pero un caco posiblemente prefiera probar suerte en una casa en la que no se vean estas pegatinas.

Comenta