Webs Personales Globered
Consigue tu propia página web
 Red social de aficionados a las reformas, bricolaje casero y pequeñas reparaciones 
 Trucos de fontanería, carpintería, electricidad y albañilería 
 ¡Todo tipo de pequeñas reparaciones en el hogar! 

0 0 0

Pequeñas reparaciones en cerraduras

¿Cómo arreglar cerraduras agarrotadas o con problemas de alineación, que rozan?

Por: Webmaster | Publicado: 22/12/2008 14:19 | |




Una cerradura es un mecanismo notablemente robusto que puede durar muchos años en perfecto estado de funcionamiento con unos mínimos cuidados. El problema es que habitualmente no reciben esos mínimos cuidados. El mal uso, el desgaste, las condiciones de intemperie en puertas exteriores, etc., son causas de que la cerradura acabe con un mal funcionamiento.


Dos son los problemas principales con los que nos encontramos en una cerradura: está agarrotada, o hay un problema de alineación.

-Una cerradura agarrotada puede arreglarse de forma sencilla sin tan siquiera llegar a desmontar nada. En muchas ocasiones basta con inyectar lubricante en el mecanismo a través del ojo de la cerradura. Podemos utilizar una jeringuilla, o podemos recurrir a los lubricantes en aerosol que suelen incluir una fina boquilla para aplicar el producto con precisión. Si con eso no conseguimos que la cerradura vuelva a girar con normalidad no quedará más remedio que desmontarla.

 
Desmontar una cerradura suele ser sencillo a menos que se trate de algún cierre especial de seguridad, en cuyo caso es posible que debamos recurrir a un cerrajero especialista. En una cerradura convencional de cilindro podemos extraer dicho cilindro simplemente destornillando un largo tornillo de fijación que encontramos en el canto de la puerta. Una vez suelto el cilindro es posible que debamos introducir la llave y girarla poco a poco para que el cierre quede alineado y podamos sacarlo. Una vez tengamos el cilindro de la cerradura en nuestras manos el primer paso es eliminar el polvo y la suciedad mediante un pincel. Seguidamente lubricaremos las juntas de la palanca que al girar la llave empuja el pasador de la cerradura. Se encuentra fácilmente visible en el centro del cilindro. Seguidamente se debe lubricar el interior inyectando aceite o polvo de grafito en el interior del cierre por el agujero de la llave.


Si a pesar de todo la cerradura sigue atascada, podemos cambiar el cilindro sin quitar el resto de la cerradura: llevamos el cilindro antiguo a una ferretería y compramos otro igual del mismo modelo, o de un modelo compatible. Evidentemente las llaves serán distintas.


-Las cerraduras con problemas de alineación son aquellas en las que la propia cerradura y el cajetín que recibe el pasador han perdido la alineación, rozan, y por son difíciles de abrir o cerrar. Si el defecto no es muy grande bastará con utilizar una lima para agrandar el orificio del cajetín en las zonas donde roce. Si el problema es mayor, es decir, la alineación es tan mala que ya no es que roce, sino que simplemente no se puede cerrar, no quedará más remedio que desmontar el cajetín y volverlo a colocar en una nueva posición en la que no entorpezca el camino del pasador.

Quizás te interese...
Comenta