Webs Personales Globered
Consigue tu propia página web
 Red social de aficionados a las reformas, bricolaje casero y pequeñas reparaciones 
 Trucos de fontanería, carpintería, electricidad y albañilería 
 ¡Todo tipo de pequeñas reparaciones en el hogar! 

0 0 0

Aislar ventanas con corrientes de aire

Burletes y juntas de silicona: evitar las corrientes de aire en una ventana.

Por: Webmaster | Publicado: 18/12/2008 13:13 | | | #Cont:4




En cualquier ventana vamos a encontrarnos más tarde o más temprano con corrientes de aire a través del espacio que queda entre las hojas de la ventana, o entre éstas y el marco. El paso del tiempo y el desgaste de los materiales se encargarán de que aparezcan desajustes. Un par de milímetros bastan.


Estas corrientes de aire en una ventana generalmente no son demasiado importantes, e incluso es posible que queden atenuadas con una simple cortina. Pero si el flujo de aire es más importante, o si tenemos un gran número de ventanas con pequeñas fugas en casa, seguramente acabaremos con problemas para climatizar adecuadamente nuestra casa. Es el momento de pensar en algún modo de recuperar la estanqueidad de las ventanas.


Para acabar con las corrientes de aire en una ventana debemos empezar por un detalle que generalmente pasamos por alto: comprobar que los cristales se encuentren bien fijados. Con el paso del tiempo es posible que éstos se hayan ido aflojando y dejen pasar aire por las juntas. En ventanas de carpintería de madera conviene revisar la masilla que sujeta el cristal. Es muy posible que esté cuarteada o suelta. Deberemos raspar cuidadosamente para eliminar los restos viejos de masilla, alisar la zona con papel de lija, y aplicar una nueva capa de masilla. En el artículo dedicado a cambiar un vidrio se explica el proceso con detalle. Si la ventana es metálica o de PVC quizá tengamos que cambiar las gomas que fijan el cristal.


Una vez verificado el buen estado de las fijaciones de los cristales, procederemos a mejorar la estanqueidad de las juntas. Los sistemas más clásicos son aquellos que recurren al uso de burletes y juntas de goma, al igual que en el caso de las puertas. Deberán fijarse con adhesivo, o pequeños clavos, al montante vertical de los marcos. Existen diferentes tipos de burlete, uno de los más empleados y más sencillos de usar es el burlete de espuma autoadhesivo. Se suelen vender en grandes tiras o rollos pues es fácil de cortar con unas simples tijeras. Se trata de una solución eficaz y barata, aunque se va desgastando con el tiempo y se hace necesaria su renovación.
El proceso para colocar estos burletes autoadhesivos de espuma es muy sencillo:


-En primer lugar deberemos limpiar los montantes verticales y los batientes para eliminar cualquier suciedad o irregularidad. Si la madera o la pintura se ha deteriorado quizá sea necesario lijar y volver a pintar previamente.
-Una vez tengamos las superficies limpias y lisas deberemos cortar tiras de burlete con la longitud adecuada. Hemos de ser cuidadosos para que no queden huecos sin cubrir, sobre todo en las esquinas, o todo nuestro trabajo no habrá servido de nada.
-Para colocar los burletes podemos simplemente quitar la tiras de papel protector de la parte adhesiva y colocar seguidamente el burlete en los montantes verticales. Si tenemos buen pulso es factible, aunque si tenemos que corregir la posición acabaremos dañando la banda adhesiva. Es más sencillo si lo hacemos poco a poco. Primero dejamos al descubierto unos pocos centímetros de banda adhesiva y pegamos cuidadosamente esa parte. Seguidamente vamos retirando lentamente la tira protectora conforme vamos pegando el burlete. De este modo es más difícil que se tuerza en su colocación.

 

Otra forma de aislar las juntas es mediante el uso de productos basados en siliconas. Se trata de un sistema interesante que nos permite rellenar cualquier hueco e irregularidad que encontremos en la madera. Es más, podemos aplicar este sistema en ventanas de otros materiales, como por ejemplo metal. Al secarse este producto adquiere la consistencia de la goma o el caucho adaptándose al marco y ofreciendo un resultado estanco. La colocación de estos productos también es sencilla:


-Limpiamos las superficies como en el caso anterior.
-Colocamos el producto con cuidado en la zona del cierre. Este tipo de productos generalmente vienen en envases pensados para ser aplicados mediante pistolas, por lo que su colocación es sencilla y precisa.
-Una vez aplicado el producto aislante deberemos recubrirlo con una cinta de plástico especial antiadherente. El motivo de esto es que el secado tendrá lugar con la ventana cerrada: se comprimirá el producto para obligarlo a adaptarse perfectamente a toda irregularidad en la zona de la junta.
-Tras dejar secar durante el periodo de tiempo indicado por el fabricante, procederemos a abrir la ventana para retirar el plástico antiadherente. Se vemos un exceso de producto en algún punto podremos eliminarlo fácilmente con un cuchillo.

Comentarios
nacho (no registrado)
nacho (no registrado)
Muchas gracias, muy útil.
panchoko
panchoko

Las ventanas correderas de aluminio se instalan más porque son las más baratas de fabricar, esto es porque necesitan menos cantidad de aluminio y accesorios para funcionar correctamente y una fabricación más sencilla.

Ahora bien, tienen muy mala fama porque no suelen dar buen aislamiento y esto se debe principalmente a que no suelen llegar a dar el cierre hermético que pueden llegar a dar las ventanas abatibles ya que el burlete que montan las unas y las otras es distinto.

El burlete que montan las ventanas abatibles es de caucho y se adapta perfectamente al marco de la ventana, aislando herméticamente si está bien instalada y fabricada, repartiendo la presión que ejerce la hoja de la ventana sobre el marco uniformemente al cerrar la ventana. Esto quiere decir que por tener ventanas abatibles no se debe dar por hecho que tengan cierre hermético ya que al ser el mecanismo más complejo también existe más probabilidad de que se descuadren en la instalación y con un mal uso.

En el caso de las ventanas correderas el burlete clásico es un felpudo de pelillo que no tiene nada que ver con el caucho ni con el cierre hermético, que además sufre desgaste con el desplazamiento lateral que tienen estas ventanas, que se deteriora con la exposición prolongada en las ventanas que reciben muchas horas de sol y que no suele estar bien escogido por el carpintero a la hora de la fabricación ya que en demasiados casos no llega a ejercer suficiente presión de ajuste para dar un buen cierre hermético. Además, las ventanas correderas llevan unos cortavientos en las guías superior e inferior, que tapan el hueco que queda entre los dos carriles por los que se desplazan las hojas al abrir y cerrar, justo donde se une una hoja con la otra cuando están bien cerradas. Es decir, las ventanas correderas no dan un buen cierre hermético porque los burletes de ajuste no suelen estar bien escogidos por el carpintero y a veces ni se instalan los cortavientos.


lofi
lofi
la pared que cubre la perciana de que material se trata?
Algernon
Algernon
Lofi, no acabo de entender tu pregunta.

Si te refieres al material que cubre la tapa de la caja en la que se enrolla la persiana, pues generalmente suele ser de aluminio o de PVC.
Comenta